viernes, 10 de abril de 2009

normas de cortesia

La conducta de los ejecutivos en sus relaciones laborales está cambiando de forma sustancial. Desde hace tiempo han comenzado a apreciar la importancia que tienen los pequeños detalles, la gran importancia del protocolo y la etiqueta, bien sea en un despacho, en una comida de negocios o en un centro de convenciones.
Ser educado ya no solo es una cuestión de estilo, sino una auténtica ventaja competitiva que marca diferencias entre las empresas. Un profesional, aparte de sus conocimientos propios de su puesto, ahora debe conocer y aplicar sus conocimientos sobre protocolo y normas de cortesía, para lograr una perfecta combinación de educación y profesionalidad que le hacen ser mucho más eficaz en su trabajo y obtener unos mejores resultados en sus negociaciones y encuentros.
Las normas de cortesía deben observarse en el compartir diario. El mostrar un comportamiento adecuado en cada ocasión y en cada lugar permite que las relaciones interpersonales y la comunicación con los compañeros de trabajo sean efectivas. Las siguietnes normas de cortesía deben estar siempre presentes:
saludar y responder al saludo cuando se recibe,
respetar los derechos de los demás,
cumplir con los deberse,
desempeñar el trabajo con agrado y eficiencia,
observar un comportamiento cortés en todo momento.
La etiqueta puede ayudarte a desenvolverte de manera armoniosa y con éxito en una reunión, en la mesa y en las distintas actividades sociales. La falta de etiqueta puede afectar la imagen que se proyecta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada